Una transición perfecta: hay un momento cuando vas a pasar de simplemente tener tu certificado de piloto a ser piloto, es una transición que se siente en sus entrañas y los has hecho subiendo 230 caballos de fuerza en un Cessna Skylane. Ya no hay vuelta atrás.